El burlador de Sevilla

de Tirso de Molina

Dirigida por:

John Chamberlain

Miguel Ardila

Craig Dennison

Los personajes

-Don Diego Tenorio                           -Don Juan Tenorio                                      -Catalinón, lacayo

-El Rey de Nápoles                           -El Duque Octavio                                 -Don Pedro Tenorio

-El Marqués de la Mota                   -Don Gonzalo de Ulloa                             -El Rey de Castilla   

-Fabio, criado                                  -Isabela, Duquesa                                -Tisbea, pescadora

-Belisa, villana                                 -Anfriso, pescador                                    -Coridón, pescador

-Gaseno, labrador                        -Batricio, labrador                                     -Ripio, criado

-Doña Ana de Ulloa                                                                                  -Aminta, labradora

    También aparecen en el drama músicos, enlutados y otros criados.

Introducción

     Haga click aquí para ver una introducción de la obra.

Hemos dividido cada jornada en varias escenas.  Las divisiones de las escenas en este drama siguen los cambios necesarios de la escenografía según las indicaciones que hemos visto en el diálogo.  También, para que el público pueda conceptualizar mejor donde transcurre la acción y asimismo, la utilería y el vestuario buscarán crear la ilusión en el espectador, hemos incluído dibujos de escenificación, según nuestra concepción.  También, al final de unas escenas hemos incluído un sinopsis de los temas y los acontecimientos significantes.

 

 

La primera jornada

Escena 1----------Versos 1-120

Escena 2--------Versos 121-190

Escena 3--------Versos 191-374

Escena 4--------Versos 375-696

Escena 5--------Versos 697-876

Escena 6-------Versos 877-960

Escena 7------Versos 961-1044

 

La segunda jornada

Escena 1--------Versos 1045-1124

Escena 2--------Versos 1125-1490

Escena 3--------Versos 1491-1560

Escena 4-------Versos 1561-1593

Escena 5--------Versos 1594-1679

Escena 6-------Versos 1680-1797

 

La tercera jornada

Escena 1-------Versos 1798-1924

Escena 2-------Versos 1925-1948

Escena 3------Versos 1949-2016

Escena 4------Versos 2017-2125

Escena 5------Versos 2126-2245

Escena 6------Versos 2246-2310

Escena 7------Versos 2311-2526

Escena 8-----Versos 2527-2626

Escena 9-----Versos 2627-2722

Escena 10----Versos 2723-2826

Escena 11----Versos 2827-2912

 

Contexto histórico

    Esta obra fue escrita en 1630.  La Reforma había empezado más de cien años antes, en 1517, cuando un cura alemán, Martín Lutero, promulgó sus ideas de la libre lectura e interpretación de los textos sagrados.  En España, hubo un movimiento en contra de las ideas de la Reforma, conocido como la Contrarreforma.  "Ostensibly concerned about the contamination of the Christian faith, the inquisitors were in fact bent on eradicating a more palpable danger.  Their enemy could not yet be given positive attributes, and so it was indexed by traditional stigmata such as racial or religious identity traits" (Resina 545-46).  Fray Gabriel Tellez, conocido como Tirso de Molina, fue un impulsor de ese movimiento, que caló en la conciencia española.  En El Burlador de Sevilla, las ideas de la Contrarreforma se hacen patentes.  El tema del drama es "Esta es justicia de Dios: quien tal hace que tal pague" (versos 2801-2).  Esto quiere decir que hay un castigo divino para quien infrinja las leyes sagradas.  No obstante, don Juan desafía esa moral porque cree que no importa pecar continuamente, pues al final sólo bastaría un momento para arrepentirse y de este modo lograría salvarse. 

   

El corral

Para el montaje virtual de la obra El Burlador de Sevilla hemos escogido un corral real, el Coliseo Peralta, situado en la ciudad de Bucaramanga, Colombia. Según nuestras investigaciones, se trata del único recinto de este tipo que sobrevive, y consideramos interesante representar la obra en un escenario similar a los del Siglo de Oro español, en los cuales se representaban originalmente las comedias.

 El Coliseo Peralta fue construido en 1860 siguiendo las especificaciones arquitectónicas de los corrales españoles. Consta de un amplio patio con corredores cubiertos con teja española, 34 balcones correspondientes a una doble fila de palcos, escenario, camerinos y balcones internos, camerinos debajo del escenario, trampa y tramoya, varios cuartos (incluido el vestíbulo y el acceso al segundo piso).

 A continuación incluimos un breve fragmento acerca de los corrales, tomado del artículo “La cultura del Siglo de Oro” de R. García Cárcel en www.ups.edu/faculty/velez/Span_402/literatura.doc

 “De 1575, aproximadamente, a 1587 ocurre la llegada masiva de las compañías italianas a la Península, lo que significa el triunfo de la comedia del arte, el desarrollo urbano del teatro, su comercialización en teatros de manera estable y la tecnificación de la puesta en escena. Durante el período siguiente, 1587 a 1620 aproximadamente, se da el momento de esplendor de los corrales y la nacionalización de las compañías. Durante los años siguientes, hasta mediados de siglo, junto al teatro de corrales se desarrollan, sobre todo en representaciones públicas, técnicas cada vez más sofisticadas y complejas, con las que se representan obras que han derivado hacia el enredo puro, por una parte, o hacia la densidad y la profundidad temática de parte del teatro calderoniano, por otra. El teatro del siglo XVII tendrá aún larga vida en la centuria siguiente, por lo menos en el favor del público, cuando ya la creación de obras nuevas y realmente valiosas languidezca.

 Con la llegada de las compañías italianas se produce el tránsito de un teatro itinerante a otro urbano fijo, con innovaciones tales como el enriquecimiento de la puesta en escena, la modificación del calendario (aumentando los días de representación), los toldos de los corrales, posiblemente la presencia de la mujer actriz en escena, la aparición de las figuras cómicas y quizá del mismo gracioso, etcétera.

 En 1607 la corte abandona el rígido escenario de los salones del Alcázar. A partir de 1622 los monarcas impulsan la construcción de coliseos en los Reales Sitios –El Buen Retiro, Aranjuez– que imitan primero y desarrollan después la estructura de los corrales de comedias. Al menos a partir de 1600, por otra parte, la afición se extendió a zonas rurales, a donde llegaban aprovechando ferias y fiestas las giras de las compañías.

 Los corrales de comedias fueron inicialmente los patios interiores de alguna manzana de casas, en donde se montaba un escenario simple y se habilitaban para los espectadores tanto el espacio descubierto restante del patio como las habitaciones (palcos) que daban a él.

 La representación teatral fue al comienzo un ingrediente festivo más del día feriado, pero según conseguía el favor del público, y el beneficio económico, fue ocupando los días laborables –martes y jueves– al comienzo, hasta llegar a la representación diaria. Los corrales se cerraban los Miércoles de Ceniza y se abrían después de Pascua; las mejores épocas, al decir de los arrendatarios, eran las del Corpus y el otoño. Las representaciones solían comenzar a las dos o las tres de la tarde en invierno y hacia las tres o las cuatro en verano. Duraban entre dos horas y media y tres horas, pero tenían que concluir –por razones morales y de policía– antes del anochecer. El teatro se llenaba bastante antes de la hora de comienzo. Una obra duraba en cartel uno o dos días; como cosa excepcional, se mantenía hasta cuatro o cinco. Esto es importante, porque permite suponer un público bastante fijo, que exigía constantemente la renovación del espectáculo.”

Haga click aquí para ver una imágenes del corral Coliseo Peralta

 

Bibliografía

 

Arellano, Ignacio. "El burlador de Sevilla".  Insula: Revista de Letras y Ciencias Humanas  681 (2003): 27-28.

Arias, Judith.  "Doubles in Hell: El burlador de Sevilla y convidado de piedra."   Hispanic Review  58.3 (1990): 361-377.

Aullón de Haro, Pedro, et al.  El burlador de Sevilla: Clásicos comentados de la literatura española.  Barcelona: Editorial Plaza Mayor, 1999.

Bernabu, Isaac.  "Reading the Opening of a Play: Tirso's El burlador de Sevilla."  Bulletin of the Comediantes  47.2 (1995): 191-200.

Casalduero, J.  "El desenlace de El burlador de Sevilla."  Estudios sobre el teatro español.  Madrid: Gredos, 1977.

Conlon, Raymond.  "The Burlador and the Burlados: a Sinister Connection." Bulletin of the Comediantes  42.1 (1990): 5-22.

Darst, David.  The Comic Art of Tirso de Molina.  Madrid: Editorial Castalia, 1974.

Edwards, Gwynne.  Trickster of Seville and the Stone Quest: Tirso de Molina.  Oxford: Warminster, 1986.

Friedman, Edward.  "Redressing the Trickster: El burlador de Sevilla and Critical Transitions".  Revista Canadiense de Estudios Hispánicos  29.1 (2004): 61-77.

Gala, Candelas. "'Un hombre sin nombre': The Mirroring of Language and Nature in Tirso's El burlador de Sevilla."  Bulletin of the Comediantes  56.1 (2004): 97-114.

Hesse, Everett.  "Gender and Discourse of Decay in El burlador de Sevilla." Bulletin of the Comediantes  47.2 (1995): 155-63.

Mujica, Barbara.  "The End: Modern Productions of El burlador de Sevilla, with Special Attention to the Closings."  Bulletin of the Comediantes  47.2 (1995): 201-22.

Resina, Juan Ramon.  "What sort of Wedding?  The Orders of Discouse in El burlador de Sevilla."  Modern Language Quarterly: A Journal of Literary History  57.4 (1996): 545-78.

Rodríguez, Alfred, & Esteban Santaella.  "Nota a una frase de El burlador."  Bulletin of the Comediantes  41.1 (1989): 37-43.

Rose, Constance.  "Reconstructing Tisbea."  The Golden Age Comedia: Text, Theory and Performance.  Ed. Howard Mancing.  West Lafayette, IN: Purdue UP, 1994.  48-55.

Valbuena Prat, Angel.  Historia del teatro español.  Barcelona: Noguer, 1956.

Varey, John E.  "Social Criticism in El burlador de Sevilla: A Tragedy of Errors." Theatre Research International  2 (1977): 197-221.